jueves, 8 de octubre de 2020

Daños colaterales

Soy como una bomba a punto de estallar, escucho el tic, tac, tic, tac dentro de mí. No sé cuándo la cuenta atrás llegará a cero, pero sé que cuando lo haga arrasaré con todo lo que esté cerca de mí. Te estoy avisando, ¿me estás escuchando? No quiero que seas un daño colateral, no quiero hacerte daño, no te lo mereces. La onda expansiva puede ser catastrófica, así que huye ahora que puedes y resguárdate del cataclismo que lleva mi nombre.

domingo, 20 de septiembre de 2020

Podríamos serlo todo


Todos tenemos amores que nunca fueron, que pudieron serlo todo y se quedaron con las ganas. Él era de esos, de esos que cuando lo veía me temblaban las piernas y se me entrecortaban las palabras. Seguro que al principio pensó que era una tonta, que a dónde va esta chica que no es capaz de decir dos frases con sentido... Él no era de los que estaban solos, y yo, quizás por miedo al qué dirán, dejé pasar mi oportunidad cuando teníamos la Alhambra a nuestros pies. Nos convertimos en grandes amigos y dejé de pensar que lo que podríamos ser, pero en el fondo una vocecita me decía que quizás en un futuro sería posible, que me mirarías a mí como la mirabas a Ella. Y ahora Ella en lugar de cabellos dorados tiene rizos castaños. Yo he mirado otros ojos que no eran los de Él, intentando perderme y mi brújula siempre me decía que ese no era el norte. Espero que cuando Él se dé cuenta de lo que podríamos ser, no sea demasiado tarde.

miércoles, 26 de agosto de 2020

De ojalás no se puede vivir


La última vez que nos vimos no supimos que sería la última. Nosotros, tan inocentes e ignorantes, trazamos planes que no llegaríamos a realizar, prometimos besos que no nos daríamos, imaginamos algo que no llegaría a suceder. Pero la vida tenía otros planes... Evitamos decir aquello que de verdad queríamos decirnos, protegiendo nuestros corazones del cataclismo que veíamos que se acercaba. Ambos éramos conscientes de la situación y, puede que, sin saberlo, nos protegiéramos mutuamente. 

Los días pasaban y las circunstancias nos alejaban. En el fondo sabía que no ibas a volver, pero cuando me lo dijiste algo dentro de mí se rompió. Ojalá todo hubiese sido diferente entre nosotros. Ojalá tu futuro no estuviese en otra ciudad. Ojalá no hubiera habido una puñetera pandemia entre nosotros. Pero de ojalás no se puede vivir.

Muy probablemente no nos volvamos a ver, pero quiero que sepas que siempre te recordaré con una sonrisa. Apareciste cuando más lo necesitaba y, sin saberlo, reconstruiste una parte de mí que llevaba tiempo rota y me hiciste volver creer en cuentos de hadas y finales felices, despertando mariposas que llevaban mucho tiempo aletargadas. 

Si pudiese volver a atrás, volvería a aquel momento que intentamos hacer infinito, postergando indefinidamente la alarma del despertador, sin querer irnos de nuestra pequeña burbuja. Desde ese día, despertarse no es tan gratificante si tú no estás. 

sábado, 25 de julio de 2020

A por todas

Nadie dijo que fuese fácil, pero merecerá la pena, te lo aseguro. Has tomado la decisión idónea, aunque ahora quizás no lo veas. Te mereces ser feliz, te mereces darte otra oportunidad. Y si no es ahora, ¿cuándo? No pasa nada si hoy estás mal, ni tampoco si no estás bien mañana, porque a la larga sabrás que has acertado. Hay veces en las que tienes confiar en ti y luchar por tus sueños (un poquito más), y esta es una de esas veces.