jueves, 7 de julio de 2016

Otra grieta en el corazón

-¿Sabes lo que más me gusta de ti? Que no tienes miedo a nada.
Él exhaló el humo del cigarrillo y pequeñas volutas se formaron a nuestro alrededor, creando una atmósfera única donde nosotros éramos solo nosotros.
- Todos tenemos miedo a algo, incluso yo.
Debí poner una cara rara porque soltó una carcajada, una de esas que hace que me tiemblen todos los huesos del cuerpo y que me cueste respirar. Esas eran las mejores, las inesperadas, las que cuando llegaban causaban un terremoto a nuestro alrededor. Y yo me había ganado una de esas escasas carcajadas. 
- ¿En serio? Siempre parece que lo tienes todo bajo control.
Él me miró con esos ojos verdes que parecían leer mi alma. Sentí como el tiempo se detenía entre nosotros. Sabía que debía apartar la mirada, sabía que debía hacerlo porque si seguíamos así iba a terminar ardiendo.
- Hay cosas que se escapan a mi control - lo dijo con una voz ronca que erizó mi columna vertebral.
Iba a responder algo sobre que es un controlador obsesivo cuando sonó mi móvil. Al ver la pantalla una estúpida sonrisa se pintó en mis labios. Cuando alcé la vista, él esquivó la mía. Si hubiese prestado más atención en ese momento, habría oído como otra grieta se formaba en su corazón, pero yo estaba sorda y él, mudo. 

6 comentarios:

Elendilae dijo...

Hay que saltar ese muro de miedo para atreverse a oír y a hablar...

Me ha gustado mucho recordar esa sensación de cuando se te congela el corazón por una mirada o por una sonrisa :)

Un besito

Rocio Teves dijo...

Por dios cuanta intensidad que tiene este texto! Me iba el corazón a mil. Siempre disfruto montones pasar por acá. Mil gracias por compartir estas palabras en blogger, besos!

http://cocojetaimeblog.blogspot.com.ar/

Pipi dijo...

Que precioso! es la primera vez que paso por acá y me gustan mucho las cosas que escribis. Beso grande

Miss Poessía dijo...

¡Qué breve pero intenso al mismo tiempo! Uff me ha encantado, en serio...

Marta Bartac dijo...

El amor duele!! Pero también cura el alma.
Recuerda mi frase: No me perdiste nos perdimos.

NO DEJES QUE TE HUNDAN, SÉ TU PROPIO SALVAVIDAS Y SAL A FLOTE!!

pásate volvi a blogger.
elcaosdediciembre.blogspot.com

Miss Poessía dijo...

¡Qué preciosidad de entrada, Eme! Es un placer regresar a este blog tras una época en la que había estado sin Internet, pero por fin estoy aquí de nuevo.
Me ha gustado muchísimo, de verdad, gracias por compartir a través de las palabras el complejo mundo de tu alma. Ah, también te agradezco los comentarios tan hermosos que has dejado en mi blog, no sabes cuánto... Eres encantadora, en serio, como escritora y como persona.

Un abrazo.