martes, 24 de octubre de 2017

Hasta en condicional

Como dice Beret hay muchos con quien estar pero no con quien ser. Pero es que yo quiero ser y estar contigo, en pasado, presente y futuro. Me da igual si es en conjuntivo o subjuntivo, quiero que seamos hasta en condicional, pero solo si es contigo.

sábado, 30 de septiembre de 2017

No quiero hacerte el amor a oscuras nunca más

No quiero hacer el amor a oscuras nunca más, no si es contigo. Quiero ver cómo la luz del sol acaricia tu espalda desnuda, tus piernas sin fin. No deseo perderme el modo en el que me miras y me lo dices todo sin palabras, el modo en el que tus ojos cuentan historias y prometen aventuras inolvidables. No quiero que la oscuridad me oculte nada de ti, ni siquiera esa cicatriz que dices odiar, porque, aunque tú te creas imperfecta, para mí no hay nadie más perfecto que tú, sobretodo cuando estás en mi cama. No quiero perderme nada de ti, pero sí en ti. Quiero hacerte olvidar el paso de las horas, quiero que vivas en el presente donde solo somos tú y yo, todos los días. Simplemente quiero que, el resto de nuestras vidas sea así, tú, yo y mi cama, creando un microuniverso de caricias interminables y palabras susurradas a media voz. 

lunes, 14 de agosto de 2017

El combate continúa

A veces la vida puede ser muy puta. Cuando todo va bien, o al menos esa es la impresión que da, ocurre algo que te la trastoca, hace que tu vida dé un giro de 180º en una dirección no deseada. No sabes ni por dónde ha venido ese golpe, pero te ha dejado K.O. ¿Ha sido un gancho con la izquierda o con la derecha? ¿Acaso importa siquiera? Solo sabes que estás en el suelo boqueando por recuperar el aire, que el dolor se extiende y no desaparece. De acuerdo, Vida, has ganado el primer round, pero el combate continúa, no lo olvides.

lunes, 7 de agosto de 2017

Te necesité para no sentir el suelo

Necesité una mirada para querer más. Tus ojos grises, como una tormenta a punto de estallar, ocultaban mil misterios que yo quería desesperadamente descifrar.
Necesité una sonrisa para que mi corazón se descongelase. Y es que estoy convencida de que, si sonrieses al Polo Norte, este se derretiría más rápido.
Necesité una caricia para olvidar hasta mi nombre. Porque tú siempre tuviste ese poder.
Necesité un beso para ser adicta a ti. Dicen que una vez que te sientes invencible, buscas esa sensación constantemente, y así es como me siento cuando tú estás a mi lado. Invencible. Juntos.
Porque sí, tú eres mi adicción y yo soy esa que siempre va en busca de más para no sentir el suelo.