domingo, 14 de mayo de 2017

La verdad que encerraban sus palabras

Recuerdo a aquella chica de labios rojo y sonrisa fácil que conocí hace unos años. Su sola presencia me hacía sentir como un colegial el primer día, nervioso y emocionado a partes iguales. La conocí una tarde de casualidad y, aunque solo estuvimos hablando un par de horas, me marcó lo que me dijo cuando estábamos hablando del amor.
-¿Cómo sabes que quieres a una persona? - le pregunté, sentía curiosidad por saber su respuesta.
-En el momento en el que te planteas si quieres a una persona es cuando la has dejado de querer.
No dudaste ni un segundo. Ni pestañeaste. Me sostuviste la mirada unos segundos, estaba sin palabras. No sabía que decir ante aquello, pero de repente soltaste una carcajada como si hubiese sido una broma y cambiaste de tema, pero ambos sabíamos que no lo era, que lo decías en serio. Y ahora me doy cuenta que no supe apreciar cuánta verdad encerraban sus palabras. 

No hay comentarios: