miércoles, 25 de enero de 2017

Jugando al escondite

Jugábamos al escondite como si fuésemos el Sol y la Luna. Tú querías bailar bajo el manto estrellado y pedir deseos a las luciérnagas como si fuesen estrellas fugaces. Yo prefería sentir una cálida caricia en los párpados al despertar. Querías perderte entre las sombras y luces nocturnas de las ciudades, decías que ahí radicaba la belleza de las cosas, en los contrastes. Pero yo prefería ver las cosas a contra luz, viendo solo su mejor perfil, imaginándome cómo sería. 
Cuando yo decía Sur, tú decías Norte. Y así, sin pensar ni saber bien cómo, trastocamos la brújula que nos guiaba para encontrarnos en un mar de besos a media luz y palabras susurradas bajo las sábanas. Jugábamos sin importarnos las reglas, como náufragos perdidos que no quieren ser rescatados. Éramos un choque entre el verano y el invierno en pleno abril, como una furiosa tormenta en el desierto. Pero, sin duda alguna, éramos el mejor desastre natural.

4 comentarios:

Lucía V. dijo...

La belleza radica donde cada quien la vea...ese es su truco.

GusanitoVolador dijo...

HoLa!!
He encontrado tu blog y la verdad que me gusto, y bastante :D
Esta entradaa es muy muy bonita. Muestra que lo cariñosa que eres.
Y esa sensacion de querer perderse con la luna...
unas bonitas conjunciones.. /(L)
Ya me tienes como seguidora!
Si quieres puedes pasar por mi blog y mis mundo de versos de jarabe, o videos en gusanicrochetii*
Espero verte por allá!
Besos Besos

http://gusanitosvoladores.blogspot.com

Claudia S. dijo...

Como siempre, tus escritos enamoran <3
Un bonito escrito sobre un hermoso desastre.

DosBichos dijo...

La magia de los opuestos. ¡Me ha encantado!

Un abrazo,
P.